Ampliaciones en Berlín: El transporte y la Berlín del acero y el cristal

Ampliaciones en Berlín:

El transporte y la Berlín del acero y el cristal

Potsdamerplatz noche

 

Con el paso de los años, han existido una serie de obras y proyectos para hacer ampliaciones en Berlín. Muchas de estas conllevan la realización de trabajos para construir estaciones de transporte o algunos centros culturales. Sin importar el tipo de obras, cada una de ellas contribuye a que la capital alemana siga dando pasos agigantados hacia el futuro.

La ampliación del Deutsche Museum en Berlín

El Museo histórico alemán se encuentra situado en pleno centro cultural de Berlín, en plena avenida Unter den Linden. Si te gusta la historia, es tu lugar, pues es el museo nacional que cuenta toda la historia de Alemania desde la Edad Media hasta la caída del Muro de Berlín. Y para los amantes de la arquitectura es otra joya: une dos obras arquitectónicas sobresalientes. La construcción barroca más significativa que se conserva en Berlín, conocida como Zeughaus; y la Pei-Bau, que es una espiral de vidrio transparente donde se hacen las exposiciones. Aunque pudiera recordarnos a Norman Foster (autor de la cúpula del Reichstag) el nombre del arquitecto: I.M. Pei.

El museo fue fundado en octubre de 1987, durante la celebración del 750º aniversario de la ciudad de Berlín. Y uno de sus propósitos principales, es brindar entendimiento, reflejar la historia ocurrida en años pasados y reforzar la cultura a un nivel superior; en especial, durante los períodos de globalización que se han vivido en el país.

A partir del 28 de junio de 2021, la histórica Zeughaus comenzó una serie de renovaciones, por lo que su exposición estará cerrada de forma permanente. Se espera que este proceso de ampliación y renovación se termine para finales de 2025. Mientras tanto, será posible disfrutar de la sala de exposiciones Pei-Bau, así como sus eventos y exhibiciones temporales.

Ampliaciones en la línea 5 del metro

Tour de Brujas en Berlín

El metro de Berlín fue inaugurado en el año 1902, y cuenta con una red de 146 kilómetros de líneas aproximadamente, junto a 173 estaciones. Casi todas las líneas son subterráneas, pero sí hay algunas que se encuentran sobre la superficie. Durante más de una década, empezando en abril de 2010, se llevó a cabo la excavación que se encargaría de conectar la línea U5 junto a la U55 del metro de Berlín, que finalmente empezamos a ver con la inauguración de Unter den Linden en diciembre de 2020 o Museumsinsel el verano de 2021.

Solamente bastarán 41 minutos para desplazarse entre la estación central de Berlín hasta Hönow, en Brandeburgo (el punto más al este en la línea 5 de ubahn) sin tener que salirse del tren y entrar a otro. Anteriormente, la línea U5 solo llevaba a cabo el recorrido desde Alexanderplatz hasta Hönow. Pero gracias a la nueva ampliación realizada con la U55, se pueden conectar tres estaciones más, que son Unter den Linden, Rotes Rathaus y Museumsinsel.

Una excursión para momentos de frío (si la luz berlinesa lo permite) a través de la U5 nos muestra algunos de los lugares de mayor interés y que forman parte de la historia de Berlín. Por ejemplo, se puede visitar el Reichstag o la Puerta de Brandemburgo. Incluso, si se desea un poco más de tranquilidad, también se puede disfrutar de un recorrido a las zonas verdes, como el Zoológico, y algunas estancias que valen la pena conocer.

Un templo de vidrio y acero que resplandece con mayor fuerza en Berlín

Neue Nationalgalerie Berlin

Tras seis largos años, la Neue Nationalgalerie, hecha por Ludwig Mies van der Rohe, se encuentra lista para la colocación del arte del siglo XX. Este es uno de los edificios que han sido restaurados, en este caso, el responsable de hacer las reparaciones fue David Chipperfield, quien se aseguró de conservar cada uno de los elementos originales que no estuvieran dañados.

En realidad, casi nada ha cambiado en el interior de este museo. La dicotómica piel de vidrio que en el momento de la inauguración original en 1968 causó estupor, sigue, a día de hoy, dándonos la impresión de estar en un templo que apoya todo su peso sobre enormes ventanas. Es más, para entonces, el edificio no gustó porque esta disposición hace que la sensación térmica de fuera parezca entrar al edificio, y ya sabemos que los inviernos en Berlín son bastante complicados. 

A excepción de algunos cambios estructurales en la zona inferior, todo se ha mantenido tal y como estaba. Y como no podía ser de otra manera, todo ha quedado documentado en unl inventario donde se detalle el desmontaje y restauración de más de 30 mil piezas. Este lugar representa un gran monumento dentro de lo que se conoce en la historia de la arquitectura, así que no es para menos, sobre todo viniendo de Alemania.

Es cierto que el edificio no se estaba cayendo, y aparentemente se encontraba bien, pero la realidad es que, después de casi medio siglo, estaba muy deteriorado. Este templo que Mies van der Rohe diseñó.

Deja un comentario

Carrito de compra
Ir arriba